Crónica Venecia 2019: "El oficial y el espía" y con él llegó el escándalo

Autor: Joan Sala Fuente: Filmin

Crónica Venecia 2019: "El oficial y el espía" y con él llegó el escándalo

Es, sin duda, la proyección más controvertida que rodea esta 76 edición de la Mostra. Con la acusación por violación a una menor cometida en 1977 puesta nueva y públicamente en liza, el controvertido y legendario Roman Polanski vuelve a primera plana cinematográfica con el estreno mundial de "El oficial y el espía", y lo hace enmarcándose en plena lucha por el León de Oro a pesar de que incluso la presidenta del jurado, Lucrecia Martel, confiesa su incomodidad al respecto y anuncia su ausencia en su pase de gala. Lo cual no ha evitado (quizá más bien 'ayudado') a que su personalísima visión del affaire Dreyfus haya sido vendida a mas de 30 territorios (y sumando).

¿De qué va?

En 1894, el capitán francés Alfred Dreyfus, un joven oficial judío, es acusado de traición por espiar para Alemania y condenado a cadena perpetua en la Isla del Diablo, en la Guayana Francesa. Entre los testigos que hicieron posible esta humillación se encuentra el coronel Georges Picquart, encargado de liderar la unidad de contrainteligencia que descubrió al espía. Pero cuando Picquart se entera de que se siguen pasando secretos militares a los alemanes, se adentrará en un peligroso laberinto de mentiras y corrupción, poniendo en peligro su honor y su vida. 

¿Quién está detrás?

Talento, escena, eclecticismo y provocación resumen la trayectoria del creador de "Repulsión", "La semilla del diablo", "Chinatown" o "El baile de los vampiros", considerado por muchos como uno de los mejores directores de la historia del cine, así como uno de los más controvertidos. Educado en el seno de una familia judía que sufrió las consecuencias del holocausto; marido que perdió a su mujer en circunstancias extremadamente trágicas; hombre involucrado en un escándalo sexual con una menor que hoy día vuelve a perseguirle, resulta imposible separar las turbulencias de su biografía personal de sus logros como artista, pero más allá de una vida envuelta en un halo de tintes siniestros y dejando a un lado también las polémicas incendiarias y supuestos delitos que pesan sobre su figura, Roman Polanski se ha erigido a lo largo de su exitosa carrera como un cineasta tan singular como lo es su filmografía. Para "El Oficial y el Espía", el realizador de origen polaco residente en Francia adapta la novela de Robert Harris.

¿Quién sale?

La polémica que rodea a su figura tampoco ha evitado que "El oficial y el espía" presente un all-star del cine francés, eso sí, eminentemente masculino más allá de su esposa en la actualidad, Emmanuelle Seigner. De Jean Dujardin a un irreconocible Louis Garrel  (es quien precisamente da vida a Dreyfus) pasando por Mathieu AmalricMelvil Poupaud. Por aparecer, lo hace hasta Emile Zola.

¿Qué es?

El caso Dreyfus convertido en el caso Polanski.

¿Qué ofrece?

Perseguido nuevamente por el caso de la violación a una menor de 13 años por el que ya fue juzgado en 1977, Roman Polanski parece decir basta y dar un golpe encima de la mesa. Lo hace en forma de película que hace suya el affaire Alfred Dreyfus, un caso que se convirtió en símbolo moderno y universal de la iniquidad en nombre de la razón de Estado. Y es que hablamos de la historia real de un soldado judío y francés falsamente acusado de espionaje que fue perseguido durante años. En efecto, no será por paralelismos. 

De lo que "El oficial y el espía" ante todo nos habla es de la búsqueda de la verdad o más bien, de la imposibilidad de que ésta se imponga y conlleve la inocencia de un hombre injustamente condenado. De hecho, a lo largo de todo el caso, la verdad es constantemente saboteada por los corruptos mecanismos de un estado para los cuales, su condición de judío, es lo que realmente parece haberle sentenciado. Tan lejos, tan cerca, de la controvertida figura de un cineasta que a lo largo de su vida ha sufrido en sus pieles el antisemitismo y que en Hollywood fue siempre señalado por la industria como "un enano lascivo y judío" (Peter Biskind, Moteros tranquilos, toros salvajes). Es decir, la acusación sustentada por su condición. Es bajo este provocativo metadiscurso (depende de cada uno considerarlo, o no, legítimo,) que el director de "La Venus de las Pieles" ensambla una recreación histórica tan académica y rigurosa como definitivamente accesible y amena. De hecho, probablemente sea la dimensión no cinematográfica que rodea esta incendiaria producción, la única responsable de su más que probable ausencia en el palmarés final. El éxito comercial sin embargo, parece tenerlo asegurado. Desde luego que lo tiene todo para ello.

Avatar por defecto de un usuario no logueado
Los comentarios despectivos y los spoilers serán moderados. Si tienes cualquier problema escríbenos a contacto@filmin.es